TASOCADAS

Ciclo Formativo Superior de Animación Sociocultural
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Tema 2 AOT (PARTE 1)

Ir abajo 
AutorMensaje
Kronos_ivan

avatar

Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 31/10/2008
Edad : 29
Localización : Elche

MensajeTema: Tema 2 AOT (PARTE 1)   Mar Nov 11, 2008 1:29 pm

MARCO PARA LA ANIMACIÓN DEL OCIO Y EL TIEMPO LIBRE.

1.
CONTEXTO ACTUAL: FACTORES QUE MOTIVARON LA IMPORTANCIA DEL OCIO.

Durante la primera mitad del siglo XX la vida diaria poco tenía que ver con nuestra realidad cotidiana. Las condiciones de vida de la mayoría de la población venían marcadas por una precaria situación económica, por lo que las personas vivían el día a día sin apenas tiempo libre. El concepto de ocio, tal y como hoy lo entendemos, sólo lo disfrutaban unos pocos que podían permitirse el lujo de vivir horas de ocio y descanso.
Se necesitaron multitud de mejoras y cambios en el ámbito social, económico y político, para que la mayoría de la población pudiera disfrutar de tiempo libre. Los factores que propiciaron esta situación supusieron una importante mejora de la calidad de vida de los sujetos. Resumimos algunos de estos factores:

Factores que favorecieron el aumento del tiempo libre y mejores condiciones de vida.
Mejora general de la calidad de vida de los sujetos:
Se cubren las necesidades básicas de los sujetos: alimentación, vivienda, servicios sanitarios, trabajo y educación.

Mejora de las condiciones laborales dentro del marco constitucional:
-Reducción de la jornada laboral hasta el máximo legal de cuarenta horas semanales.
-Se establece dentro de la normativa laboral el derecho al tiempo vacacional y fines de semana como no laborables.
-Edad mínima para incorporarse al mundo laboral de 16 años.
-Adelanto de la edad de jubilación hasta los 65 años.
-Se fijan los salarios mínimos interprofesionales.-Regularización general del mercado de trabajo.

La Educación es entendida como un proceso vital de la persona que dura toda la vida: Educación integral y permanente:
-Las administraciones públicas apoyan el desarrollo de actividades lúdicas.
-Desde las administraciones se potencian procesos de formación y desarrollo personal, tanto desde el ámbito formal cómo el no formal, (EPAS, movimientos culturales. Etc.)

Motivación de los sujetos: se produce una revalorización del ocio como valor social:
-Los sujetos cuentan con los recursos económicos necesarios, y además invierten su dinero y tiempo en realizar actividades alternativas en su tiempo libre: viajar, asistir a actos culturales, etc.

Se trata, en definitiva, de una verdadera revolución en menos de cincuenta años, que ha transformado no sólo las estructuras socio-económicas de esta sociedad, sino también los valores y las expectativas de los individuos.

Realiza la actividad 1


2.-EL TIEMPO LIBRE Y EL OCIO

Pero, ¿qué es exactamente el tiempo libre?, ¿son ocio y tiempo libre palabras sinónimas?. En los siguientes apartados analizaremos algunos cuestionamientos teóricos que han surgido en base al tema:
♣ En primer lugar analizaremos exactamente qué entendemos por tiempo libre para localizar la franja temporal en la que habitualmente vamos a intervenir;
♣ En segundo lugar, nos centraremos en definir exactamente qué es el ocio y que variables la integran;
♣ Por último revisaremos brevemente cuál es la panorámica actual en relación a la vivencia del ocio de la mayoría de los ciudadanos.

2.1.- Conceptualización del tiempo libre.
Para facilitar la comprensión de ambos conceptos emplearemos el siguiente gráfico.

TIEMPO
De Trabajo De No Trabajo


Cuando hablamos de tiempo libre nos referimos a aquel tiempo que no lo dedicamos al trabajo y que se englobaría dentro del tiempo de no trabajo.
Pero dentro del tiempo de no trabajo, no todo es tiempo libre. Todos tenemos una serie de obligaciones ineludibles que ninguno clasificaría como tiempo libre, por ejemplo las tareas domésticas, dormir, alimentarse, etc.
Así, recogiendo la clásica definición de Weber (1969), podemos definir el tiempo libre como “el conjunto de períodos de tiempo de la vida de un individuo en los que la persona se siente libre de determinaciones extrínsecas, quedando con ello libre para emplear con un sentido de realización personal tales momentos, de forma que le resulte posible llevar una vida verdaderamente humana”.

Profundizando en esta definición Trilla (1993), nos plantea una clasificación que nos facilitará la posterior comprensión del fenómeno del ocio:

TIEMPO
TIEMPO NO DISPONIBLE
TRABAJO;
-Trabajo remunerado o escuela.
-Trabajo doméstico.
-Ocupaciones paralaborales.

OBLIGACIONES NO LABORALES;
-Necesidades biológicas básicas.
-Obligaciones familiares.
-Obligaciones sociales.

TIEMPO DISPONIBLE
OCUPACIONES AUTOIMPUESTAS
-Actividades religiosas.
-Actividades voluntarias de tipo social.
-Formación institucionalizada.

TIEMPO LIBRE
-Ocupaciones personales no autotélicas.
-Tiempo libre estéril o desocupada.
-Ocio.

El tiempo no disponible serían los momentos en la vida del individuo en los que debe realizar actividades prácticamente ineludibles, mientras que el disponible, serían los momentos en los que puede decidir qué hacer con su tiempo.
Dentro del no disponible diferenciamos trabajo, de obligaciones no laborables: en trabajo enmarcaríamos la actividad que para el sujeto se convierte en su obligación laboral principal sea remunerada o no, así como otras actividades que de ella se derivan (desplazamientos, buscar empleo, etc.). En las obligaciones no laborales encontramos todas las acciones que realizamos por necesidad o bien por convención social, por ejemplo, comer, mantener una higiene, o bien los deberes familiares, compromisos sociales, administrativos, burocráticos, etc. Evidentemente este parámetro temporal variará dependiendo de la situación social y estilo de vida de cada individuo .
Dentro de los tiempos disponibles diferenciamos entre ocupaciones autoimpuestas y tiempo libre. Las primeras se caracterizan por un alto grado de compromiso con respecto a alguna instancia ajena a nosotros mismos: la militancia política, las actividades religiosas, la participación en asociaciones, etc. O las actividades institucionalizadas de formación: ir a una academia de idiomas, matricularse en la universidad a distancia… la decisión de realizar estas actividades es autónoma y voluntaria, pero el nivel de compromiso que se adquiere provoca que, en ocasiones, la libertad del individuo esté determinada por factores externos.
Por último durante el tiempo libre diferenciamos tres tipos de actividades: Ocupaciones personales no autotélicas, Tiempo libre estéril o desocupado y Ocio. Las ocupaciones personales no autotélicas serian aquellas actividades, que aun habiendo sido elegidas de forma autónoma, las realizamos porque nos reportan una finalidad que consideramos útil. Por ejemplo, el hecho de practicar un deporte puede, para algunos, no resultar gratificante, incluso ser una obligación, pero es saludable para nuestro organismo. Se trata, por tanto, de actividades autoimpuestas, en las que el individuo asume un compromiso consigo mismo porque la actividad realizada le supone un beneficio importante.
El tiempo libre estéril sería aquel tiempo pasivo, aburrido, tedioso y frustrante: “pasar el rato”, “matar el tiempo”… implica un tiempo libre mal vivido porque genera insatisfacción a quien lo vive.
Por último, el ocio sería aquella actividad que encierra valor en sí misma -autotélica-, resulta interesante y sugestiva para el individuo y suele implicar una cierta motivación hacia la acción.

Realiza La Actividad 2

2.2.- Concepto de ocio y dimensiones básicas.
Una primera conclusión básica que podemos extraer de lo analizado hasta el momento es que el tiempo libre sería el continente y el ocio sería un posible contenido. Pero para saber más sobre este término debemos recurrir a las distintas definiciones que encontramos en la literatura sobre el tema:
Cuenca Cabeza (1995), facilitándonos una primera aproximación al fenómeno del ocio, lo define como “acciones que no se realizan con un fin utilitario, sólo reportan distracción o satisfacción y son libremente elegidas”.
Jaume Trilla (1991) plantea cuáles son los componentes que convertirían la vivencia del ocio en algo realmente pleno, diferenciándolo de otras actividades que podríamos realizar en nuestro tiempo libre: “El ocio independientemente de la actividad concreta de que se trate, consiste en una forma de utilizar el tiempo libre mediante una ocupación autotélica y autónomamente elegida y realizada, cuyo desarrollo resulta satisfactorio o placentero al individuo”.

Las dimensiones clave que convierten a esta definición en una guía adecuada para nuestro trabajo serían el autotelismo, la autonomía y el placer:
-Autotelismo: la actividad que se realiza en el tiempo libre es ocio cuando se realiza sin buscar una utilidad o un fin ajeno al mismo hecho de realizarla, lo realizamos porque nos es agradable.
-Autonomía: la actividad es ocio cuando ha sido libremente elegida por el sujeto que la realiza, eligiendo, en la medida de las posibilidades, qué hacer (libertad de elección) y cómo hacerlo (libertad de realización).
-Placer: finalmente la actividad debe procurar disfrute o placer. Esta sería la nota más característica asociada al ocio.

Es decir, sólo hablaremos de ocio en sentido estricto cuando, en nuestro trabajo como animadores socioculturales, provoquemos situaciones en las que los sujetos disfruten, escojan libremente una actividad y se abandonen a la dimensión de lo lúdico dejando de lado intereses económicos o utilitaristas.

Realiza la actividad 3.

2.3.-Perspectivas teóricas.
○ Una vez hemos reflexionado sobre cual es el sentido que le damos al término de ocio, debemos analizar además los diversos enfoques o perspectivas conceptuales desde los que se ha sido abordado:

○ El primer enfoque contempla el ocio y el tiempo libre como una dimensión básica de la vida cotidiana de las personas, tomando en consideración los hábitos y comportamientos socioculturales más extendidos en una comunidad o territorio.
○ El segundo es de orientación filosófico-educativo, considerando el ocio y tiempo libre como un factor de desarrollo integral de la persona fundamentalmente a través de actividades como el deporte y el juego.
○ Para el tercero, el ocio sería valorado como ámbito de aplicación y expansión educativa-social, más adecuado para promover experiencias con fines formativos y terapéuticos.
○ La cuarta perspectiva, sitúa el análisis del ocio y tiempo libre en el campo de las problemáticas sociales, como algo que debe ser garantizado por las políticas de los servicios sociales y promovido por la sociedad. Sin embargo, ante este planteamiento hay posturas contrapuestas; algunos autores, Llull entre otros, afirman que dichas intervenciones aminoran la pasividad y la alienación de las personas, además de la posibilidad de que se produzcan conductas antisociales o delictivas, mientras Figueres y Morros plantean que un exceso de intervencionismo puede producir precisamente el efecto contrario.

Desde nuestra práctica profesional, lo ideal sería que tuviéramos en cuenta estas cuatro perspectivas, siendo autocríticos en todo momento, para hacer más completos nuestros proyectos e intervenciones.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Tema 2 AOT (PARTE 1)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿Qué es lo que aparece en la parte superior de la web?
» Tema del dia: DIA MUNDIAL DE LA MUJER TRABAJADORA. 8 DE MARZO DE 2010
» Para ponerlos en contexto de un tema de por alla, y con lo que se aparece un subnormal profundo
» Hola soy Rocio, nueva por aqui, vengo de parte de Selenia
» Vigilar las respuestas de un tema

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
TASOCADAS :: En tiempos de estudio :: Apuntes :: Temario AOT-
Cambiar a: